Mazas “Pavo real” Almudena Cid

Índice

Obteniendo la plantilla de las mazas
Realizando nuestro diseño con el ordenador
¿Qué son las calcomanías al agua?
Antes del pintado, información sobre pinturas
Proceso de pintado – Color blanco
Proceso de pintado – Color metalizado
Proceso de pintado, barnizando para preparar las mazas
Imprimiendo nuestro diseño
Aplicando las calcomanías
Terminando las calcomanías, barniz protector
Decorando las mazas con purpurina
Incrustando cristales de Swarovski en las mazas

Importante, hay un seguido de correcciones en este tutorial que pueden apreciarse en esta página http://www.personalizandomazas.com/?page_id=664

Introducción:

Bienvenidos a este tutorial para decorar mazas de gimnasia rítmica mediante el uso de calcomanías.

Para la decoración de estas mazas he usado dos técnicas que no había puesto en práctica antes, una es la colocación y sellado de purpurina y la otra es la de incrustado de cristales Swarovski mediante un avellanado para que los cristales no sobresalgan tanto de la superficie, sin usar ningún tipo de pegamento y únicamente sellados por el barniz de dos componentes.

Para los Swarovski de la corona del pavo real, están colocados “en mojado” es decir antes de que seque el barniz brillante, con lo cual éste actúa de pegamento. A diferencia de usar un pegamento como el “superglue” el barniz “solda” el cristal a la maza porque el barniz sella por la parte inferior del cristal, al ser el cristal cónico, el barniz lo “agarra” por la base.

Todo ese proceso se llevó a cabo sin tapar las facetas del cristal, ya que éstas tienen el corte especial que es lo que proporciona esos destellos.

A diferencia de usar forros, realizaremos nuestro diseño con el ordenador lo que dará posibilidad a infinidad de colores para decorar tus mazas partiendo sólo de un color base. Al mismo tiempo explicaré sobre los materiales que iré usando en este extenso tutorial.

Forraremos las mazas con calcomanías a medida, y para ello necesitaremos realizar una serie de plantillas para que las calcomanías se acoplen a la forma de las mazas.

Antes de proceder con mi explicación, quería agradecer a todas l@s gimnastas por sus esfuerzos y dedicación, que es algo de lo que podemos disfrutar todos y es digno de mención, por mi parte, quiero dar un fuerte abrazo y aplauso a tod@s.

También quería agradecer a mi amiga Olga por su apoyo, la mayoría de ideas me surgen gracias a ella.

Este es un resumen del proceso que realizaremos:

Obtendremos la plantilla de la forma de la maza para poder escanearla y trabajar en 2D (dos dimensiones) para poder hacer nuestro diseño con el ordenador.

Una vez lo tengamos, lo imprimiremos con papel de calcomanía, pintaremos nuestras mazas y aplicaremos las calcomanías, por último, aplicaremos una capa protectora de barniz brillante que protegerá tus mazas de por vida.

Como técnicas adicionales, explicaré cómo decorar con purpurina (y que no se despegue ni un solo grano) y como incrustar cristales Swarovski en la maza (sin que se desprenda ninguno).

 

 

 

 

En este proceso, lo que haremos será forrar la maza por zonas mediante el uso de cinta de enmascarar, haremos las marcas de referencia necesarias, las retiraremos y las escanearemos para obtener la forma en el ordenador.

Para este proceso necesitaremos:

  • Cinta de enmascarar, preferiblemente que tenga un buen poder adherente, ya que la superficie porosa del caucho puede hacer que se despegue. Para el tutorial utilizo de la marca Tamiya (para el modelismo) pero también podéis encontrar cintas de enmascarar en ferreterías. Recomiendo la de papel de arroz (washi), tiene un tono anaranjado y es ideal para superficies porosas como la goma o el caucho.
  • Cuchilla o tijeras.
  • Tapete o similar para proteger la mesa mientras se corta la cinta más estrecha en caso de usar cuchilla.
  • Rotulador fino permanente o lápiz, dependiendo de la textura de la cinta de enmascarar, el lápiz ya nos puede servir.
  • Papel normal.

Cortamos tiras de cinta de enmascarar y las vamos colocando de forma escalonada, más o menos a la mitad de cada trozo colocamos el siguiente encima del anterior.

Es importante no usar trozos muy anchos, el motivo es porque pueden producirse arrugas y necesitamos que la cinta quede lo más plana posible.

Podemos cortar la cinta de enmascarar con tijeras, o usando una cuchilla ayudándonos con un soporte como un tapete de corte para no dañar la mesa.

Una vez hayamos añadido varias tiras, es recomendable cortar el sobrante de cinta que nos va quedando a medida que añadimos más y más tiras. De este modo evitamos que se formen arrugas al poner los siguientes trozos o que se peguen entre sí fuera de la maza.

Seguimos colocando más trozos con paciencia y sin poner trozos más anchos para terminar antes, es un proceso un poco tedioso pero el resultado será mejor.

Podemos cortar también el otro extremo de la cinta para evitar arrugas en los trozos que vayamos poniendo.

Una vez llegamos al primer trozo que hemos colocado, es importante hacer que el último trozo coincida lo máximo posible con el primer trozo, sin dejar espacio y sin solaparse.

Con la primera parte de la  maza forrada de cinta de enmascarar, marcamos los extremos; el primero se puede marcar con lápiz o rotulador, pero otra forma de saber dónde termina el extremo de la plantilla es cortando el sobrante de cinta a ras de la maza, y el otro extremo lo marco con un rotulador permanente.

Una vez hemos marcado la primera zona de la maza, es el momento de retirar todos los trozos de cinta por completo.

Nos ayudamos con la punta de la cuchilla para levantar el primer trozo que hemos colocado. Al haber sobrepuesto los siguientes, al arrancar el primer trozo los demás seguirán de forma escalonada, es muy importante que ningún trozo se separe de los demás.

Como puede verse una vez retirada la cinta, ésta presenta una forma curva, por lo que de por sí, resulta imposible colocarla plana en un papel. Para ello vamos haciendo cortes y pegando sección por sección sobre un papel normal una al lado de otra.

Si se hace con menos secciones, tendremos más arrugas al poner la plantilla sobre plano. Estos cinco trozos son los que componen la forma de la primera sección de nuestra maza. Quizás no se aprecie muy bien, pero es mejor colocar nuestras calcomanías por partes ya que será mucho más eficaz para evitar al máximo la formación de arrugas en el proceso de colocación.

Una vez obtenida la plantilla, procedemos a escanearla. Necesitaremos un escáner, hoy en día hay muchas impresoras multifunción que ya incluyen la posibilidad de escanear documentos, lo que es realmente necesario para este método.

En este caso, escaneo la imagen desde el programa de diseño vectorial Corel Draw. Una vez digitalizada la plantilla, ésta se presenta a tamaño real en el programa, lo que es vital para poder hacer nuestro diseño a medida y que cuadre perfectamente en la maza.

Una vez tenemos la plantilla en el documento de Corel Draw, mediante líneas dibujo el contorno de cada sección de nuestra plantilla.

Este es el resultado tras juntar los distintos trozos. Puede parecerse a un patrón de ropa, y es prácticamente lo mismo. Esos espacios entre secciones son espacios vacíos donde hay las dobleces de las distintas secciones, si uniéramos los trozos por la parte superior e inferior, obtendríamos la forma de la maza.

El siguiente paso consiste en obtener la plantilla para la zona de la hendidura. Para ello lo haremos en tres partes; las dos caras planas y la zona del corte, como muestra éste esquema:

Mido la circunferencia con un pié de rey y compruebo la profundidad de la hendidura. Posteriormente con esas medidas realizaré el diseño de esos aros.

Para la zona del corte, usamos cinta de enmascarar como hemos hecho anteriormente, y con un trozo más pequeño, aproximamos el final con el principio de la cinta.

Tras lo cual la retiramos con cuidado y la colocamos en plano lista para escanear.

Es el momento de hacer la otra sección, por lo que repetimos el proceso anterior.

A medida que voy colocando trozos, me marco con un rotulador los extremos para no perder la forma de la maza y corto el exceso de cinta para evitar que se peguen los trozos que no están sobre la maza.

Aproximando la cinta al primer trozo.

Colocamos el último trozo justo a ras del primero.

Limitamos el extremo de la plantilla cortando el exceso de cinta justo donde se termina la zona negra de caucho. Aprovechando la pequeña hendidura del caucho, cortamos sin hacer fuerza con la ayuda de una cuchilla.

Retiramos el sobrante:

Ahora, empezamos a retirar la plantilla levantando siempre el primer trozo que hemos colocado, para que de esta manera, los demás trozos sigan.

Una vez retirados los trozos de cinta, cortamos la plantilla por tres partes para que al colocarlas en plano sobre un folio, haya las menores arrugas posibles. Escaneamos la plantilla de igual forma que hemos hecho anteriormente.

Para el cuello aprovecho una cinta nueva que compré cuya anchura es de 6mm, la cual ya es ideal para realizar estas plantillas y no hace falta cortarla por ancho como he tenido que hacer anteriormente.

Empezamos colocando tiras de cinta de enmascarar solapando cada trozo, hasta la cabeza de la maza.

Aproximándonos al primer trozo, colocamos el último a ras.

Realizando el mismo proceso que el anterior, cortamos el sobrante para así marcarnos el extremo.

Como esta zona sigue presentando una cierta curvatura, decido separar la primera porción de la parte recta del cuello, el primer paso es marcar el corte con un rotulador permanente.

Con mucho cuidado y sin presionar demasiado (lo justo para cortar la fina cinta) cortamos por la línea que hemos marcado.

Ahora, levantamos el primer trozo para que sigan los demás, y así obtendremos la siguiente plantilla.

Como puede verse, la plantilla queda bastante curvada, por lo que la corto en tres trozos para dejarla plana sobre el folio.

Ahora ya podemos empezar a retirar la cinta del cuello (siempre por el primer trozo de cinta que hemos colocado) y colocamos el conjunto sobre un folio, teniendo ya al fin todas las plantillas listas para ser escaneadas para proceder a realizar nuestro diseño.

Sé que quizás te hayas preguntado que cortando por esa zona podemos dañar nuestra maza, pero al ser ésta de caucho y al ser de un material más blando, el corte queda prácticamente absorbido al igual que sucede con el tapete de corte.

Al retirar la cinta tras el corte, observé que no se veía corte alguno en la maza, ya que para separar esa sección de cinta, el corté fue realizado con la menor presión posible, la justa para cortar la cinta.

 

 

 

 

Quizás este paso sea un poco complicado si no tienes experiencia con programas de diseño o retoque fotográfico como Corel o Photoshop. El principal objetivo de este tutorial es explicar el método de decorar mazas mediante calcomanías, debido a que estos programas son un poco complejos de usar, no podré explicar el paso a paso del diseño que realice porque ya sólo eso puede ser un tutorial a parte (que me gustaría publicar también pronto).

Por el momento hay muchos videos en Internet que explican los principios básicos de esos programas, no obstante me gustaría explicar ciertos aspectos importantes al realizar nuestro diseño. Si tienes cualquier duda sobre la creación del diseño, no dudes en contactarme.

Bien, esta imagen muestra nuestras plantillas colocadas juntas en Corel Draw, todas las plantillas están escaneadas a tamaño real por lo que una vez imprimido el diseño, cuadrará con las mazas.

Como la maza es un elemento cilíndrico, tenemos que asegurarnos que el extremo del diseño sigue al otro, porque una vez coloquemos las calcomanías, ambos extremos se unirán. Lo mismo sucede con nuestro diseño, allá donde esté el corte en la plantilla, el diseño tiene que seguir en la siguiente sección. Es seguro que las cosas no cuadren a la primera, por ello es necesario hacer pruebas con papel de calcomanía, siempre puede retirarse antes del secado, tomar nota de qué zonas deben coincidir etc.

 

 

 

 

Una vez hemos terminado nuestro diseño, es momento de imprimirlo sobre papel de calcomanía, pero… ¿qué es una calcomanía? ¿Qué tipos de papeles de calcomanía existen?

El papel de calcomanía es un papel que está cubierto por una fina capa transparente u opaca sobre la cual imprimimos  nuestro diseño.

El papel está diseñado de forma para que, una vez puesto en agua, esa capa o film se despegue del papel base llevándose a la vez nuestro diseño listo para colocar, de ahí el nombre de calcomanía al agua.

Por norma, el papel de calcomanía al agua impreso mediante impresora de tinta, requiere de un barnizado para proteger la tinta, de este modo la tinta no se diluirá una vez colocamos el papel en el agua. Esto no sucede para impresiones con impresora láser.

Generalmente y a nivel hobby hay dos tipos de papel de calcomanía, el que tiene el film transparente y el que lo tiene blanco. Hay otro papel de calcomanía azul que es útil para impresiones donde se usa tinta blanca, pero el coste de imprimir de esta forma es más caro, y actualmente haciendo un buen diseño, podemos “añadir” blanco en nuestros diseños con papel transparente, lo explicaré a continuación.

Veamos estos ejemplos para ver qué sucede cuando se imprime con cada tipo de papel y se coloca en superficies claras u oscuras.

Se corta el papel lo más cercano posible al diseño (ejemplo de arriba).

Como se puede ver, el ejemplo del lado izquierdo imprimido sobre papel transparente, se ve bien cuando éste está sobre una superficie blanca, sin embargo, se oscurece cuando está colocado sobre una superficie oscura. Aunque la superficie tenga otro color distinto al blanco, eso ya por sí sólo hará que el diseño tenga la tonalidad de la superficie, todo ello se debe a que el papel es transparente.

En el lado derecho, se ha usado papel blanco, por lo que éste ya tiene alrededor del diseño el color blanco en la propia calcomanía, sin embargo, aunque es opaco en superficies de color, si no se corta a ras, el blanco sigue siendo visible sobre la superficie.

Hay veces que los diseños son demasiado complejos como para cortar a ras, además el perfil del papel es blanco por lo que puede apreciarse al hacer el corte y colocar el diseño.

En ese caso, una solución posible es pintar el fondo de nuestro diseño con un color parecido al del fondo de la maza, sin embargo, prefiero usar otro método; consiste en tener siempre como color blanco de base en la maza, para así dar el color a la maza mediante calcomanías, de ahí que realice las plantillas de la totalidad de la maza.

El poder tener las mazas pintadas de blanco, me permite usar diseños que contengan el color blanco y que aunque se vean blancos en el ordenador, una vez imprimidos simplemente son transparentes porque la impresora no tiene tinta blanca, pero que ya resaltan en la maza al ser ésta blanca y al tener color alrededor, por ejemplo:

Las letras son de color blanco, pero una vez imprimido el diseño, las letras están “vacías”, son transparentes, pero al tener la maza pintada de blanco, las letras se “llenan” y conforman el diseño.

Por lo tanto, con esta técnica podemos obtener el color blanco sin necesidad de usar tinta blanca, ni papel blanco, con papel transparente y la maza pintada de blanco ya es suficiente.

Esto tiene un punto muy importante, podemos usar cuantos colores queramos sin necesidad de comprar botes de pintura, pues es la impresora la encargada de imprimir en color nuestros diseños.

Al mismo tiempo, una de las cosas que me gusta hacer aprovechando que el papel es transparente es el de pintar la maza con blanco metalizado, de ese modo mantenemos el color blanco para que los colores de la calcomanía resalten y al mismo tiempo se vuelven con un tono metalizado.

 

 

 

 

Este será seguramente uno de los pasos en los que más explicaciones daré, también intentaré dar alternativas porque no todo el mundo tiene compresor de aire y aerógrafo, aunque todo este proceso sea algo complejo, también quiero exponer otras alternativas en cuanto a herramientas se refiere.

¿Qué pintura escoger para pintar la maza?

Esa es una pregunta que me he realizado en varias ocasiones porque hasta ahora, sólo había pintado mazas de plástico y no de caucho.

Actualización del contenido de esta sección puede encontrarse en esta página http://www.personalizandomazas.com/?page_id=664

 

 

 

Lo primero, equiparse bien con guantes, mascarilla (con filtro para las partículas del vapor de la pintura), gafas de protección y pintar en un lugar muy bien ventilado.

Siempre antes de pintar me gusta pesar las mazas para ver cuántos gramos ganan de peso tras todo el proceso, generalmente acaban pesando tan sólo unos 6 gramos más.

Cortamos dos tubos de PVC de un diámetro de 25mm, al cual le añadimos cinta de enmascarar para que al unir los trozos a las mazas, éstos entren más ajustados y sujeten bien nuestras mazas.

 

Empezamos a pintar con el promotor de adherencia (en este caso uso Adhereto tintado al 5% de blanco), más información aquí http://www.personalizandomazas.com/?page_id=664

Como se puede ver, el color de la maza es aún visible, no debemos impacientarnos, es muy importante empezar por una capa fina, recuerda que; es adecuado pintar varias capas finas para conseguir el color en lugar de pintar una sola y gruesa.

Tras dejar secar un tiempo prudencial de 30 minutos (que puede variar según fabricante y condiciones ambientales) aplicamos otra mano a las mazas.

Aún se puede apreciar un poco la diferente tonalidad en las dos zonas de la maza, pero lo vamos a solucionar con la tercera y última capa de pintura, aplicando el mismo grosor que antes, pero ésta vez esperando una hora antes de proceder con esta última capa.

Al fin hemos conseguido igualar el color controlando de no añadir más pintura de la necesaria.

 

 

 

 

Este paso no es necesario al 100%, pero a gusto personal, me gusta que el acabado de la maza tenga un toque metálico, que el color no sea del todo liso, que se vean unas pequeñas partículas.

Para esta ocasión utilizaré una pintura blanca metalizada base agua no tóxica (aunque sigue siendo necesario protegerse bien) que aplicaré a pistola. El mismo proceso puede hacerse con espray metalizado y pintando con separación a las mazas para asegurarse de no cargarlas de pintura, sino de partículas metálicas. Puesto que hemos pintado las mazas con pintura especial para cauchos y flexible, es importante no cargar las mazas con esta pintura metálica, pintando con mayor distancia conseguiremos pulverizar la partícula metálica.

https://youtu.be/d64KqDxYcpg

Si se pinta a pistola, es necesario seguir las instrucciones del fabricante. Estas pinturas con partículas metálicas atascarán el aerógrafo, por eso utilizo una pistola de aguja de 1,4mm, la mayoría de aerógrafos suelen ser de 0,3-0,5mm y no es suficiente para evitar atascos en la boquilla del aerógrafo.

Naturalmente puede diluirse la pintura con agua para que fluya mejor, pero eso no hará que las partículas metálicas se reduzcan.

 

 

 

 

Ahora que tenemos las mazas pintadas, necesitamos aplicar una capa de barniz para aislar la pintura del siguiente trabajo, además creará una superficie lisa para facilitar la aplicación de las calcomanías.

¿Qué barniz usar?

Yo sólo uso un tipo de barniz, barniz brillante de dos componentes. Estos barnices son muy resistentes; se utilizan para el pintado de coches, de cascos de moto etc. Además algunos tienen propiedades anti ralladuras y sobretodo protección contra los rayos UV, asegurándonos que las mazas no pierdan el color, no amarilleen, y duren toda la vida.

Otra de las ventajas de este barniz es que al ser de dos componentes, es el componente “B” el que se encarga de hacer secar el barniz “A”, (B llamado catalizador). Por lo tanto, no hay evaporación en el proceso de secado y se consigue una capa muy uniforme y lo suficientemente gruesa como para proteger nuestro diseño. Aunque  lo aplico a pistola, éste tipo de barnices también están disponibles en un espray especial que  mezcla ambos componentes.

El lado negativo de este barniz es que a veces el acabado puede presentar unos defectos llamados siliconas si la superficie no está completamente limpia, incluso con sólo haber tocado las mazas con las manos, ya hemos podido “contaminar” la superficie.

Es por ello que nos curamos en salud utilizando unos aditivos para combatir esos defectos. Utilizo un aditivo llamado anti siliconas, y también otro aditivo llamado flexibilizante, el cual permite al barniz ser más flexible lo que es ideal para las mazas de caucho. El barniz de dos componentes no desprende olor una vez seco.

Para mezclar todos los componentes me ayudo de varios cuentagotas graduados para añadir las cantidades de cada componente.

Aplico el barniz a aerógrafo, no obstante, existen barnices brillantes de dos componentes en formato espray (fijarse que se indique 2k). Los componentes A y B (barniz y catalizador) se encuentran en el espray separados y se juntan en el momento de pintar.

El ratio de mezcla de este tipo de barnices es:

100% Barniz. Por ejemplo 10ml

50% Catalizador. Por ejemplo 5ml

2-3 gotas de aditivo antisilicona. 2 gotas

20% de aditivo flexibilizante, puede depender del fabricante.

Los tiempos de secado pueden variar según marcas y condiciones ambientales, es importante que durante los 30 minutos tras el barnizado, las mazas estén en un lugar libre de polvo o suciedad, ya que durante ese periodo las partículas en el ambiente pueden adherirse a las mazas.

El secado completo al tacto será de 24h.

Transcurridas 24 horas, ¡es el momento de imprimir y aplicar nuestras calcomanías!

 

 

 

 

Al fin es el momento tras horas y horas diseñando nuestra decoración para las mazas de imprimir el diseño usando papel de calcomanía (en mi caso, papel de calcomanía transparente).

Abrimos nuestro programa de diseño (me gustaría hacer un tutorial de lo que se necesita hacer específicamente para las mazas en Corel Draw) y procedemos a imprimir nuestro diseño.

Es muy importante seleccionar la máxima calidad de impresión posible.

Seleccionar el tipo de papel como si fuera fotográfico e imprimir en alta calidad.

Podemos imprimir el diseño de la parte gruesa de las dos mazas en un folio, el cuello me gusta hacerlo de una pieza porque no quiero que se note ningún corte horizontal, pues luego resulta un poco más complicado el hacer que el diseño de las dos porciones cuadren, son manías mías pero se puede separar por la mitad y aprovechar el papel.

Ahora que tenemos el diseño imprimido sobre papel de calcomanía, debemos sellar la tinta (nótese que he usado impresora de tinta) mediante un barniz brillante en espray.

Utilizo un barniz acrílico de secado rápido. A diferencia del barniz de dos componentes que usamos para las mazas, éste seca mucho más rápido y se evapora más por lo que la capa aplicada se vuelve más fina una vez seco. Siendo este tipo un barniz más frágil para proteger las mazas, sin embargo protege a la perfección la tinta cuando pongamos el diseño en el agua.

Pintamos el folio con el espray, asegurándonos  de cubrir bien toda la zona del diseño. Podemos ser un poco más permisivos a la hora de aplicar barniz, en este caso al secar tan rápido, no es un gran problema que hayamos aplicado una capa más gruesa de barniz, pero siempre hay que ir con cuidado con los goterones y dejar el folio en un lugar plano y libre de polvo una vez barnizado.

Un consejo es el de mirar el papel desde distintos ángulos para ver si hemos cubierto bien todo el diseño, si no hemos llegado a cubrirlo por completo, es posible que al ponerlo en el agua, una parte de él se quede sin tinta.

https://youtu.be/b8_X6Nu7iX0

Es muy importante tener en cuenta que mientras se seca el barniz, hay evaporación y por consiguiente olor, así que lo mejor es dejarlo en el exterior cubierto con una caja que no usemos (asegurándonos que está limpia para que no caiga nada sobre el diseño).

 

 

 

 

Una vez que el papel de calcomanía está seco de la capa de barniz que hemos aplicado, es el momento de empezar a colocar las calcomanías a las mazas.

Para la correcta colocación de las calcomanías necesitaremos:

  • Tijeras
  • Pinzas
  • Un pincel pequeño.
  • Un plato con agua templada.
  • Ablandador de calcomanías (más info en la explicación a continuación).
  • Aguja
  • Bastoncito de algodón.
  • Secador (de gran ayuda).

Cortamos las distintas partes del diseño a ras y empezamos aplicando la parte central.

Colocamos el trozo en el plato de agua templada.

Con la ayuda del pincel o la yema de los dedos comprobamos que el diseño se empieza a separar del papel base transcurridos unos 30 segundos. Muy importante no separar por completo la calcomanía del papel base, ya que es muy fina y puede doblarse con facilidad.

Podemos  ver aquí cómo el film de este papel en particular es transparente como hemos visto en la explicación sobre los distintos tipos de papel de calcomanía.

Humedecemos la superficie de la maza con agua y con la calcomanía aún en el papel base, la colocamos sobre la maza y poco a poco con la ayuda del pincel o la yema de los dedos, desplazamos el diseño en su lugar.

Tras colocar la calcomanía, ésta va a presentar algunas arrugas, procedemos primero a retirar un poco el exceso de agua.

Ahora es el momento de aplicar el ablandador de calcomanías. ¿Qué es el ablandador de calcomanías? Como su nombre indica, esta solución lo que hace es ablandar la calcomanía de modo que podemos presionarla y quitar las arrugas que se presenten, reblandece la calcomanía y la deja de tal forma que presionando con la yema de los dedos, podamos adaptarla mejor a la superficie curva, permite eliminar arrugas tirando de la calcomanía.

Como puede verse, cometí un error de cálculo ya que la calcomanía no es lo suficientemente alta, ese error viene dado porque la zona del corte de la maza es curva, y quise cubrir bien esa zona. Recordad que las calcomanías permiten ser retiradas (antes de que pase una hora) si no queda bien el resultado, así que podemos repetir el proceso y arreglar el problema con un diseño retocado. No obstante, lo dejé así porque la zona que ahora se ve blanca en el extremo, será pintada a aerógrafo con un color similar a la maza.

Utilizo un ablandador de la marca Mr.Mark, (decal softener) que compré hace tiempo por Internet, sin embargo, en España se pueden encontrar de otras marcas como el de MicroScale (Micro Sol) o de la marca Vallejo (Ablandador de calcomanías). Estos ablandadores pueden encontrarse en la mayoría de tiendas de modelismo y es indispensable su uso, ya que sin él, las calcomanías presentarían arrugas y no se adaptarían a la superficie curva de la maza.

Calca colocada en la superficie (nótese ese tono metálico que se ve a través de la calcomanía).

Hay que ir con cuidado con el ablandador, ya que un exceso repetido (aplicado/secado) puede reblandecer tanto la calcomanía que puede terminar deshaciéndose. Según la forma de la maza, colocar las calcomanías puede ser más o menos difícil, pero de media por cada porción que he colocado en este caso, he necesitado de 10 a 20 minutos humedeciendo con ablandador y calentando con el secador hasta conseguir quitar todas las arrugas trozo por trozo uno a la vez.

Me ayudo con un secador para acelerar el proceso de reblandecimiento de la calcomanía, siempre con cuidado de no acercar mucho el secador para no quemar la calcomanía.

Seguimos aplicando los trozos de calcomanías uno al lado del otro:

El último trozo por colocar:

Colocando los trozos a ras, apenas se nota el corte.

Es importante que el centro del diseño cuadre en la maza para las distintas secciones:

Colocamos la zona de la hendidura en la maza y nos ayudamos con un bastoncito de algodón:

Aplicamos el ablandador de calcomanías y presionamos con el bastoncito de algodón:

Una vez hemos aplicado todas las calcomanías, es muy posible que veamos que no cuadran, que faltan unos milímetros para que el primer trozo se una al último. A pesar de haber cubierto la maza de forma completa con cinta de enmascarar al hacer las plantillas, el papel de calcomanía al ser más blando, puede causar que al adaptarse a la maza por completo, se pierda ese hueco, no es problema para nosotros, pues lo vamos a solucionar a nuestra manera que ya hemos visto anteriormente, ¿cómo? Haciendo una plantilla para esos huecos.

Colocamos un trozo de cinta de enmascarar sobre nuestro tapete de corte y hacemos pequeñas secciones con una cuchilla.

Nos ayudamos con unas pinzas para retirar los trozos de cinta.

Vamos colocando trozos de forma escalonada, uno sobre la mitad del otro, sólo en la zona blanca.

Retiramos todos los trozos juntos (muy importante que estén juntos) una vez hemos cubierto la zona.

Colocamos nuestra plantilla sobre un papel.

Repetimos el proceso para las otras zonas.

Una vez escaneadas las plantillas como hemos hecho al principio del tutorial, podemos usar el programa de diseño para realizar esas porciones en los mismos colores y patrones de la maza.

Colocamos los trozos que unirán el diseño:

Tras haber solucionado esos problemas en las uniones del diseño, es el momento de colocar las calcomanías que van en la hendidura.

Colocamos las calcomanías circulares de la zona de la hendidura, muy importante que el cuello del pavo real cuadre bien.

Me costó un poco hacer que el diseño cuadrase, tuve que hacer el cuello más estrecho debido a esa profundidad de la hendidura que crea una perspectiva, de lo contrario, no cuadraba con el resto del diseño.

Calcomanías colocadas:

Uno de los fallos que cometí fue el no incorporar el cuello del pavo real en las calcas circulares que van en la hendidura, así que primero lo imprimí en papel normal para comprobar que cuadrara y luego lo imprimí con papel de calcomanía.

También durante el proceso, he ido modificando el diseño del cuello y lo he tenido que volver a imprimir, en la segunda imagen podéis apreciar unas pequeñas marcas que he hecho, dichos círculos serán recortados, más adelante se verá porqué.

Aunque la explicación ha sido muy extensa sobre cómo colocar las calcomanías, quiero dejar un video, aunque un poco largo, de cómo he colocado las calcomanías en la segunda maza. En algunas partes el video se ve en tiempo real, y en otras a cámara rápida porque me llevó unas cuatro horas colocar todas las calcomanías para sólo una de las mazas.

https://youtu.be/cZfmmlYAKTg

Realizamos el mismo proceso para el cuello:

https://youtu.be/u3OCKuKebPY

Hasta ahora no lo he mencionado, pero una vez las calcomanías han secado (más o menos entre 1-2 horas, es posible que aparezcan algunas burbujas de aire debajo de las calcomanías, así que usamos una aguja para petarlas y aplicamos presión tras colocar un poco más de producto reblandecedor.

 

 

 

 

Bien, ya tenemos todas las mazas forradas con calcomanías, ¿ahora cual es el siguiente paso?

Protegerlas, para ello aplicaremos primero una capa fina de barniz de dos componentes tal y como hemos visto al principio tras pintarlas de color blanco.

Tras dejar secar el barniz durante 24 horas, el siguiente paso consiste en pintar de un color similar al de las mazas, zonas que han quedado de color blanco, en este caso utilizo un aerógrafo, pero también puede usarse un pincel.

Tras dejar secar la pintura una hora, aplico otra capa fina de barniz, esta vez en las zonas pintadas. Dejamos secar el barniz durante 24 horas.

https://youtu.be/tQxLTHdoBNQ

Ahora vendría el paso final, aplicar una capa gruesa de barniz que proteja las mazas de por vida, pero para esta ocasión, realizaremos algo más. Vamos a añadir un par de técnicas y materiales a las mazas antes del barnizado final.

 

 

 

 

Una de las cosas que quiero incorporar en estas mazas son unos toques con purpurina que harán brillar un poco más las mazas en ciertas áreas o detalles.

El proceso es muy simple, el primer paso consiste en pintar la zona a la que queremos añadir purpurina, para ello utilizamos barniz y un pincel.

El segundo paso consiste en espolvorear purpurina sobre la zona barnizada y a continuación se retira el exceso con cuidado, retirando por completo el exceso una vez el barniz esté seco mediante la ayuda de un pincel.

El tercer y último paso consiste en sellar las partículas de purpurina para que no se desprendan, para ello aplicamos una capa de barniz sobre la purpurina, de éste modo quedará completamente sellada y no se desprenderá de la maza.

 

Este es un video de ejemplo del proceso y que muestra cómo quedan las partículas fijadas tras el secado del barniz.

https://youtu.be/p8vSip8x_Lw

 

 

 

 

Además de purpurina, estas mazas llevarán cristales de Swarovski simulando esos ojos que tienen las plumas de los pavos reales, además de añadir cristales en la corona.

Utilizaré cristales SS12 de 3,2mm y SS5 de 1,8mm respectivamente.

Ante esta situación, es importante tener en cuenta que dependiendo de en qué zona se coloquen los cristales, pueden incomodar a la hora de sujetar las mazas con la mano.

Para solventar esos problemas y el de “se van a despegar de su sitio” vamos a incrustarlos en las mazas mediante unos pequeños orificios, lo profundamente justos para que la faceta inferior esté completamente en el orificio, alrededor de 0,4mm adentro.

Es importante recordar que el cristal de Swarovski está compuesto por distintas facetas, cuantas más facetas, más brilla porque más cantidad de caras reflejan la luz.

Si barnizamos y cubrimos los cristales, entre faceta y faceta se crearía una zona curva en lugar de ese corte raso característico de los cristales de Swarovski, así que el cristal perdería en cierta medida ese brillo.

Para solventar ese problema y dejar el cristal un poco más raso, se hacen unas hendiduras con una serie de brocas a modo de poder alojar el cristal en ellas.

Aquí se puede ver el porqué realicé unos orificios en el papel de calcomanía para el cuello, quería evitar que al hacer el hueco, la broca rompiera alrededor de la calcomanía y la arrancara, recortando esos puntos de antemano antes de colocarla en el agua, nos aseguramos de no agujerear la calcomanía con la broca.

Veamos un esquema del resultado; cristal izquierdo la técnica usada en el cristal de 1,8mm (corona) y en el lado derecho la técnica para el cristal de 3,2mm (cuello):

La zona gruesa de la maza no puede realizarse el avellanado porque el material es caucho, la perforación no saldría de forma eficaz ya que el caucho absorbe el agujero, así que es mejor “soldar” los cristales con el barniz estando éste aún fresco y con un posterior retoque alrededor mediante un pincel.

El barniz actúa como sellador, cubre la parte inferior evitando que se desprenda el cristal, y además al incrustarlo conseguimos que no moleste al tacto, los cristales pasan a formar parte del propio barniz, que además suaviza la base del cristal.

Así es cómo he colocado los cristales para las coronas del pavo real, estando el barniz fresco para que se pudieran adherir bien, y luego se añade un posterior barnizado mediante pincel alrededor de los cristales para más seguridad.

https://youtu.be/JWGLbrljY7g

Al final del video puede verse una prueba realizada.

Esta ha sido la parte final de este extenso tutorial. Espero que os haya gustado y si tenéis cualquier pregunta al respecto, no dudéis en escribirme.

¡Gracias por vuestro tiempo!

Guillem